Saltar al contenido

Etapa 6. Berducedo a Grandas – Salime

noviembre 14, 2018

Buenos días, estamos con Didi de nuevo. Ella vino desde Oviedo y me llevará a “¿Dónde?” Si lo encontramos. Me quedaré allí todo el día, esperando a que estos muchachos lleguen al destino caminando.

Aquí tienes señal, creo. Nos vemos más tarde. Aquí estoy, Didi me dejó aquí. Voy a tomar un café y busco un albergue, para los chicos también para esta noche. Encontré un lugar para quedarme, así que ahora tendremos que esperar como ocho horas a que lleguen.

Necesito encontrar algunas maneras de pasar mi tiempo, antes de que los otros chicos vengan aquí. Así que, aquí vamos.

Desayuno, bastante grande, esta es la tostada. Es pan tostado con mantequilla y mermelada y además una taza de café, un desayuno muy típico por España.

Estoy buscando la casa Sanchez. Un albergue con buenas reseñas, también hay un museo en este pueblo.

Así que sí, acabo de encontrar al dueño del lugar, se ve bien aquí, es muy bonito. El clima volvió a ser increíble hoy, hasta ahora, estaba lloviendo esta mañana.

Pedí cinco camas, para esta noche, todavía están limpiando las habitaciones, de los peregrinos que pasaron aquí la noche anterior.

Mira lo que encontré aquí en el albergue. Parece que aquí hay barbacoas y parrillas, que es un festín de carne. Al albergue al que fui, solo tienen cuatro camas y en realidad estamos cinco, así que voy a la otra posada, donde fuí esta mañana, para ver si hay cinco plazas disponibles y poder estar todos juntos.

Un pequeño consejo, busca albergues privados, donde realmente puedes reservar tu habitación. Porque en los públicos no se puede reservar, el primero que llega tiene plaza y el que llega tarde, se queda sin cama.

En los albergues más cercanos a Galicia, sobre todo en temporada de verano, se da prioridad a los peregrinos que llegan a pie, sobre los que llegan en bicicleta, aunque lleguen antes. El motivo, es que para un ciclista, es mucho más fácil pedalear hasta el siguiente albergue, que para uno que vaya caminando.

Volví a encontrar a Lucia, ella acababa de perder la tarjeta en el cajero automático. Mientras esperaba a que Lucía resolviera su problema con el banco, encontré este pequeño y bonito parque.

Así que estamos aquí de nuevo, en el albergue público. Donde nos reencontramos con “la familia”.

Vamos a comer y descubro, mi nueva bebida favorita “La casera”. El tío Indy, pide una sopa tradicional con carne de cerdo y verduras a la que llaman, pote asturiano.

Más tarde, vamos hacia el museo, porque no creo que haya mucho por hacer en este pueblo. Se trata de un museo sobre la historia local.