Saltar al contenido

Etapa 5. Segovia a Santa María la real

noviembre 16, 2018

En Segovia hay que tener mucho cuidado con las conchas en el suelo y a veces también hay flechas amarillas.

Un camino de Santiago siempre pasó por esta puerta. Esta tesis la deduzco de su nombre: Puerta de Santiago.

Es un indicio de que los peregrinos solían salir aquí, hacia Santiago de Compostela y que el camino de Madrid no es una invención de la actualidad, aunque en la Edad Media se llamaba solamente Camino de Santiago y aún muy pocos venían del pequeño pueblo que era Madrid, en aquella época.

Iglesia de la Veracruz, Segovia

Cruzo por la la antigua iglesia templaria, de la Vera Cruz con su planta dodecagonal. Esta ermita es una joya arquitectónica muy rara, comparable tal vez solamente con la ermita Santa María de Eunate, en el camino francés a su paso por Navarra.

Hace diez años pude entrar y es una maravilla. En el interior de esta iglesia hay un edículo dodecagonal, cuya planta superior servía a los caballeros de la orden para celebrar sus ceremonias.

Aproveché de mi estancia en Segovia para ir a varios zapateros ayer. En todas me dijeron que no era posible coser la costura que se ha abierto en la membrana de Gore-Tex. Uno de los zapateros me propuso pegar dos pedazos de cuero allí, pero al mismo tiempo me advirtió del peligro de rozaduras y ampollas.

Ahora estoy en una vía verde, que es un antiguo trayecto ferroviario, que ya no está en uso y han decidio recuperarlo, como ruta de senderismo.

Creo que es mi primer descanso real en este camino. Se supone que hay que seguir el valle del río Eresma, pero aquí no hay ninguna indicación, ninguna flecha amarilla que me muestre que estoy en el camino verdadero.

Menos mal que hay una flecha amarilla. Antes de llegar a Arévalo, hay un tramo en el Camino de Levante que es más o menos así, también con el camino de arena. Los verdes campos de Castilla.

Pues claro, aquí también construyeron un trazado de alta velocidad ¡Qué rápido!, ¿eh? Poco antes de llegar a Santa María la Real de Nieva, pasa un peregrino en bicicleta. Es el primer peregrino que veo en el camino, y no dice nada, no me saluda, incluso acelera. Parece que quiere llegar en el albergue antes que yo. ¡Vaya, qué sorpresa!. Ya no tengo ganas de compartir una habitación con este tío.

Afortunadamente existe un hostal en Santa María. Pero antes quiero ver la iglesia Nuestra Señora de la Soterraña, que es el templo de un antiguo monasterio.Tiene una portada extraordinaria y un famoso claustro del tiempo de la transición del románico al gótico, con una multitud de capiteles magníficos.

Lo malo es que el hostal esté un poco fuera del lugar, a un kilómetro del centro de Santa María la Real de Nieva, en la carretera hacia Segovia, así que hay que marchar atrás. Ya estoy tan cansado hoy.

Es más que un kilómetro del hostal a Santa María la Real de Nieva. La plaza de toros de Santa María la Real de Nieva. Lo típico del camino: Yo pensé la palabra “paisaje de luna” y ahora veo algo así. Es algo como la automanifestación de las cosas que tienes en la mente, ¿sabes?.

Albergue peregrinos Santa María la real de Nieva

c/ Fuensanta, número 1 . Teléfono: 921 594 667 y Móvil: 619 772 412