Saltar al contenido

Etapa 7. De Coca a Alcazarén

noviembre 16, 2018

Hace un día espléndido. Voy a seguir el camino y supongo que hoy, voy a alcanzar la provincia de Valladolid.

Después de casi dos horas de marcha, llego a Villeguillo. Me siento bien y sigo caminando. Hay nubes en el cielo ahora y tal vez no siga haciendo buen tiempo. Encuentro una flecha de madera. Bueno, al menos los restos de una.

Pero aquí tengo la confirmación de que éste es el camino correcto. Evidentemente hay muchos peregrinos franceses en este camino.

El aire en estos bosques de pinos es increíblemente puro y huele muy bien. Se nota que ya estoy en otra provincia, en la de Valladolid, porque los mojones ya son muy diferentes, de los que vi en Segovia. Un pequeño descanso en el bosque de pinos.

Sólo después me enteraré de la palabra correcta: pinar. Durante mi pequeño descanso, el cielo se ha nublado y hace fresquito. Ahora después del silencio y la tranquilidad de los bosques de pino, es un asco caminar por la carretera otra vez, además con los coches malolientes.

Lo clásico: a los peregrinos los mandan por el puente viejo. Han cambiado el trayecto. Me doy cuenta de otra diferencia entre las provincias de Segovia y de Valladolid. Aquí los bosques ya no son públicos, y además hay demasiadas flechas amarillas para mi gusto. Para variar, estoy en el camino de Madrid.

Y ¿quién habría pensado que hay tantos árboles, tantos bosques aquí en el centro de España?. Es un gusto enorme caminar por aquí, por estas tierras. Es un camino un poco solitario, pero no hace mucho calor, al menos ahora en primavera, claro, de vez en cuando llueve, pero me gusta, es la temperatura ideal para caminar.

Alcazarén

Cuando llego a Alcazarén, donde hay una iglesia de Santiago Apóstol, empieza a llover y ya no para. Bueno, es mejor que llueva después de las horas en el camino, pero este tiempo no invita a pasear por el pueblo. Además, el albergue está bastante lejos del centro.

Al menos quiero ver la ruina de la otra iglesia de la población, San Pedro, de estilo románico-mudéjar y con su abside de arcos ojivales, algo muy típico en esta región, en Sahagún veré otros ejemplos más famosos.

El absíde perdió su antigua cubierta, así que se construyó una estructura auxiliar, para protegerla del daño de la lluvia.

Albergue de peregrinos de Alcazarén

Es un albergue moderno, que ofrece todas las comodidades, hay una cocina con refrigerador y microondas. Un baño enorme, con una ducha sin cortinas, donde todo el suelo queda mojado después de ducharse. Y un dormitorio con literas, pero carece de una sala de estar.

Dirección: c/ El Ruedo, s/n. 47238 – Alcazarén.

Teléfono: + 34 983 60 90 02.